“Hay que convencernos de que podemos ser más”

La argentina es una sociedad desencantada, asegura Eduardo Levy Yeyati. Pero cree que hay una salida: inspirar a la gente. Esa fue la misión que se fijó al frente del consejo Argentina 2030, cuenta en la entrevista con Visión Desarrollista. “La inspiración no es contar una historia, sino convencer a la gente de que Argentina puede ser más de lo que se imagina que puede llegar a ser”, explica el economista. Levy Yeyati cree que uno de los principales del país problemas es la desconfianza que tiene la sociedad hacia el Estado. “Esa relación antagonista entre el Estado y el ciudadano es muy difícil, no se ve en ningún país desarrollado. En ningún país europeo se ve que el ciudadano mire al Estado como alguien que le extrae dinero para gastarlo en cosas que no sirven para nada”, concluye.

Martes 12 de diciembre de 2017. Oficina de Eduardo Levy Yeyati en la Universidad Di Tella, Buenos Aires.

La frase suena extraña: “No somos Argentina”. Levy Yeyati responde esto cuando habla sobre la educación en Finlandia y le replican: “No somos Finlandia”. “No somos Argentina. Mejor dicho, no somos esta Argentina. No vamos a ser esta Argentina. No vengan con que somos así. No. La Argentina del futuro no es una traslación marginal de la Argentina actual”. El problema al que se enfrenta es, naturalmente, el de la desconfianza. “Hay que ser ambicioso a largo plazo y bancar que digan: «Sí, promesas. Ya me han hecho estas promesas»”.

La relación del ciudadano con el Estado es una de las principales preocupaciones de Levy Yeyati. “Somos un país donde la gente habla de estrategias de evasión en la sobremesa del asado. Ese es un pésimo equilibrio. Pero no creo que seamos una sociedad fracasada”, matiza. “Muchos votantes de Cambiemos piden al Gobierno que minimice el Estado. No terminan de reconocer el valor del Estado. No los políticos de Cambiemos, pero sí sus votantes. Y esa es una cuestión cultural que hay que empezar a revertir diciendo a la gente: «Así es como funciona el Estado en los países desarrollados»”.

Cómo crear una visión compartida

Hasta principios de febrero, Levy Yeyati estuvo al frente del Consejo Presidencial Argentina 2030.  “Marcos Peña y Mario Quintana me pidieron que los ayudar a pensar, a concebir una visión. Una visión que no fuera obviamente mi visión, ni la del Gobierno, sino una visión que de alguna manera fuera compartida”, precisa y cuenta que la idea era lo que se generase desde ese espacio sirviera como insumo para el diseño de la política pública. Pero se topó con problemas en la práctica. “El diseño ha sido muy restringido por las demandas de la coyuntura. Todavía estamos tratando de salir de los dilemas múltiples heredados del Gobierno anterior”, se excusa.

Por la dinámica política, cuesta que la reflexión a largo plazo se gane un lugar en el Gobierno. “Es difícil hilar esa visión con la decisión de las políticas públicas, que se toman de manera muy ansiosa. Para habilitar este debate hay que poner a los ministros discutir. Y hoy estamos viendo cómo reducir el déficit. Es muy difícil generar ese vínculo”, comenta. “Muchas veces el político ve la política en dos etapas: la visión por un lado y la ejecución por el otro. Pero entre la visión y la ejecución hay toda una parte en el medio, que es el diseño. Y es la parte más importante. Hay poca gente en el Gobierno —en cualquier Gobierno— que entienda que esa parte es esencial. Las políticas que hoy se están impulsando no han recibido ese trabajo intenso de diseño que en otros países sí reciben. Si se va a hacer una reforma laboral en EE UU, hay muchísima gente trabajando en eso durante mucho tiempo. Lo mismo para una reforma tributaria o una reforma previsional. En Argentina nos queda muy corta esta parte”, admite.

LEÉ MÁS SOBRE LA ENTREVISTA

Comentá

Comentarios