El desarrollo sustentable como política de Estado

sustentable

Nuestra labor como desarrollistas es integrar los conceptos de sustentabilidad a los desafíos para el desarrollo en el siglo XXI

*) Por Geronimo Rosso.

Hace unos días visité la localidad de Tandil. Caminando por la calle Yrigoyen me detuve a observar un panel solar sobre un parquímetro. No pude evitar relacionarlo con el concepto de desarrollo sustentable, aquel cuya implementaciòn  es  compatible con la conservación del medio ambiente y con la equidad social.

Parquímetro solar en Tandil.

Al igual que otros territorios del país, Mar del Plata tiene un gran potencial en energía solar y eólica, que son cercanas y solo hace falta desarrollarlas.

¿Por qué debemos plantearnos esta salida sustentable los desarrollistas? No solamente es un método más ecológico, sino porque son recursos son inagotables. No podemos detener esta clase de desarrollo, porque es el hoy y el mañana. Y para eso estamos, para ser los que desarrollemos, por medio de la política, este país. 

A finales del 2015 se sancionó la ley 27.191, que fomenta el uso de fuentes renovables destinadas a la generación de electricidad. La norma tiene como objetivo que el 20% de toda la producción argentina sea sustentable en 2025. Aspiramos a quedar dentro de seis años un 18,5% detrás de los países más sustentables del mundo.

Recuerdo bien la primera frase que leí sobre Arturo Frondizi. Se refería al desarrollo energético y decía: “Alcanzaremos el autoabastecimiento energético, basado en la explotación de los yacimientos de petróleo y carbón y en la utilización de la potencia hidroeléctrica. Esa riqueza potencial debe convertirse en una realidad al servicio del progreso y en el bienestar”. Nuestra labor como desarrollistas es ponerlo en marcha, integrando los conceptos de sustentabilidad a los desafíos para el desarrollo en el siglo XXI.

Comentá

Comentarios