El G20, una oportunidad para posicionar a Argentina en el mundo

*) Por Fernando Di Marco.

Argentina preside el G20 y marca la agenda de los temas que se van a tratar: el futuro del trabajo, infraestructura para el desarrollo y un futuro alimentario sostenible

El G20 es el principal foro internacional para la cooperación económica, financiera y política. Aborda desafíos globales y busca generar políticas públicas que los resuelvan. En conjunto, sus miembros representan el 85% del producto bruto global, dos tercios de la población mundial y el 75% del comercio internacional. Los debates del G20 son, además, enriquecidos por la participación de las organizaciones internacionales, países invitados y los Grupos de Afinidad, que representan distintos sectores de la sociedad civil. Argentina preside el grupo este año, es el país anfitrión y marca la agenda de los temas que se van a tratar: el futuro del trabajo, infraestructura para el desarrollo y un futuro alimentario sostenible.

Nació en 1999 en una reunión de ministros de Finanzas del G7. Ante la necesidad de contar con un grupo más inclusivo y que genere mayor impacto, se constituyó en un principio como un Foro de ministros de Finanzas y presidentes de bancos centrales de los 20 países más industrializados o con mayor potencial de crecimiento. El mundo se enfrentó a la necesidad de construir nuevos consensos durante la crisis internacional de 2008; fue cuando el G20 ganó un lugar protagónico en el tablero global. A partir de entonces, las cumbres del grupo incluyen reuniones a nivel de jefes de Estado y de Gobierno.

Está compuesto por la Unión Europea más 19 países: Alemania, Arabia Saudita, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, EE UU, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Reino Unido, Rusia, Sudáfrica y Turquía. España es invitado permanente. Este año también se invitó a Chile y Países Bajos. Los países que presiden organizaciones regionales como la Unión Africana (Ruanda), la Nueva Asociación para el Desarrollo de África (Senegal) y la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Singapur) son invitados regulares del foro. La comunidad del Caribe (CARICOM) también fue invitada y está representada por Jamaica.

Los logros del G20

El mayor logro del G20 fue el de haber sido el canal para coordinar los fondos de emergencia durante la crisis de 2008. Frente a otros mecanismos internacionales que habían perdido relevancia, como la ONU, el grupo se constituyó en una instancia clave de la cooperación internacional. El foro dio mayor representación a los países emergentes y reflejar mejor la nueva distribución del poder económico mundial, que se ha transformado en las últimas décadas. En su seno los países que reflejan el 85% de la producción mundial discuten temas globales como la reforma de las instituciones financieras internacionales, el monitoreo de las instituciones financieras nacionales, la mejora de las regulaciones que condujeron a la crisis de 2008 y la creación de redes de seguridad para prevenir problemas en el futuro.

Como no es una organización central, el rol del país que lo preside es crítico para el resultado del foro de cada año. El anfitrión organiza las reuniones, define la agenda de prioridades que se va a discutir y a qué países y organizaciones se van a invitar. El país que asume la presidencia —Argentina en este caso— trabaja en coordinación con el presidente anterior —este año, Alemania— y la siguiente —Japón—. Es lo que se conoce como la troika. El objetivo es que se garantice la continuidad en la agenda del grupo.

La Cumbre de Líderes de este año se celebrará el 30 de noviembre y 1 de diciembre; tras la reunión se firmará una declaración final en la que los miembros se comprometen a abordar los temas tratados y a colaborar para avanzar en ellos. La cumbre es el punto final del camino, pero la agenda del G20 se extiende durante todo el año e incluye más de 50 reuniones, potenciadas con mesas de trabajo y discusiones entre miembros permanentes e invitados. El trabajo de los encuentros se organiza a través de dos canales: el Canal de las Finanzas y el Canal de Sherpas. El de las Finanzas incluye reuniones entre ministros de Finanzas y presidentes de bancos centrales, así como también encuentros de las segundas líneas y grupos de trabajo sobre temas de índole financiera. El de Sherpas abarca temas no financieros como compromisos políticos, la lucha contra la producción, el desarrollo, la igualdad de género, el comercio y la energía, entre otros.

Para aumentar el alcance y el impacto del G20, y asegurar que el enfoque sea realmente global, se invita a las principales organizaciones internacionales a participar de las reuniones y de la Cumbre de Líderes. También se busca involucrar a la sociedad civil a través de los Grupos de Afinidad. Cada uno de ellos se enfoca en un tema de importancia global y se reúne de manera independiente a lo largo del año. A partir del diálogo en las diversas reuniones, cada grupo entrega una serie de recomendaciones al G20. Actualmente, los Grupos de Afinidad son: Business 20 (B20), Civil 20 (C20), Labour 20 (L20), Science 20 (S20), Think 20 (T20), Women 20 (W20), Youth 20 (Y20).

La agenda definida por Argentina gira en torno a: el futuro del trabajo, infraestructura para el desarrollo y un futuro alimentario sostenible. Las discusiones tratarán sobre cómo las nuevas tecnologías están cambiando las estructuras tradicionales del trabajo y la necesidad de cambiar los sistemas educativos para que preparen a las personas a la vida y el trabajo en el silgo XXI; los desafíos de la infraestructura, la base física, que limita las posibilidades de desarrollo —caminos, puentes, ferrocarriles, transporte público, obras sanitarias— y cómo incrementar la participación del sector privado en estos proyectos; y en la mejora de la productividad de los suelos para lograr un sistema de producción de alimentos inclusivo, eficiente y sostenible.

Informe elaborado con información de www.g20.org

Estudiante de Economía

Comentá

Comentarios