Los desafíos de generar transparencia en los municipios

*) Por Romina Di Landro.

Las herramientas de Gobierno Abierto convierten a los municipios en instituciones eficaces y favorecedoras del desarrollo económico y social, pero solo el 2% de los gobiernos locales las utilizan

transparencia

Es indispensable a la hora de tomar decisiones de manera eficiente incorporar la transparencia como herramienta para impulsar la democratización de la gestión pública. Porque al contar con información las oportunidades de mejorar la gobernanza local aumentan. Es decir que es un instrumento vital para garantizar la paz, impulsar el desarrollo económico, aumentar al máximo la eficiencia administrativa y garantizar la inclusión social y la sostenibilidad ambiental. La transparencia implica el derecho de acceso a la información que está en poder de las instituciones públicas y que los ciudadanos puedan solicitar.  También la obligación de los gobiernos de poner a disposición de la ciudadanía de forma proactiva aquella información que den cuenta de sus actividades, del uso de los recursos públicos y sus resultados, con base en los principios de la publicidad activa.

Recientemente la Fundación Conocimiento Abierto presentó un índice actualizado de datos abiertos en las ciudades argentinas. Los datos analizados fueron presupuesto de gobierno, gasto público, transporte público, resultados electorales, compras y contrataciones, lugares públicos, límites administrativos (divisiones del municipio), ordenanzas, medio ambiente, sueldos de los funcionarios públicos y obras públicas.

Se observa que de las 37 ciudades que tienen iniciativas de apertura de datos sólo las ciudades de Buenos Aires, Córdoba y Río Segundo se ubicaron primeras en el ranking. Les siguen Bahía Blanca, Villa María y Mendoza. Es importante señalar que de los 2171 municipios, solo el 2% cuenta con apertura de datos.

La implementación de políticas de transparencia en los municipios es baja

Así podríamos deducir que el estado de la información pública en los municipios presenta enormes desafíos. En primer lugar, un gran obstáculo es la brecha digital a la accesibilidad y la conectividad. En este sentido, se está avanzando a través del Plan Federal de Internet para este año conectar 1.300 localidades que impactan en 30 millones de habitantes. En segundo lugar, a nivel local se evidencia la gran diversidad en cuanto a la realidad de los diferentes municipios, en términos de tamaño, recursos, acceso a servicios, entre otros aspectos. Por último, es importante que los municipios cuenten con una ordenanza de acceso a la información pública para darle un marco legal a dicha práctica. Y a su vez crear un órgano provincial de control y rendición de cuentas encargado de aplicar y asegurar una implementación eficaz de la ley. En un estudio reciente del Ministerio de Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, se observa que 24 municipios reconocen que tienen normativa pero sólo 11 buscan trabajar en su implementación. La provincia de Buenos Aires llamó a una consulta pública para generar un documento de buenas prácticas de acceso a la información pública en los municipios. Sin embargo, la problemática que subyace, como se mencionó anteriormente, es el bajo nivel de impacto de estas políticas. Otro ejemplo es la provincia de Córdoba. De las 10 ciudades principales, solo Jesús María parece avanzar en la implementación.

Caso Chileno

El caso chileno es un excelente ejemplo donde se observa un impacto positivo en la utilización de estándares de transparencia. Chile creó el Modelo de Gestión en Transparencia Municipal (MGTM), que constituye un sistema de herramientas que apuntan al mejoramiento de la gestión e indicadores de transparencia de los municipios. Esto se produce luego de identificar que los municipios presentan grandes dificultades a la hora de implementar la Ley de Acceso a la Información. A cinco años de su implementación, el 90% de los municipios se encuentra dentro del sistema. Cabe aclarar que Chile cuenta un sistema de gobierno unitario que facilita la implementación de políticas nacionales a nivel local.

A diferencia del país vecino, Argentina tiene un sistema federal. Por eso es necesario el compromiso de las provincias y los municipios para aplicar la estandarización de prácticas de transparencia. Un claro ejemplo de las dificultades que se presentan a la hora de llevar a cabo el cumplimiento de los acuerdos es falta de adhesión a la Ley Nacional de Acceso a la Información Pública. Todavía hay provincias como Formosa, Tucumán, La Rioja, La Pampa, San Juan y Santa Cruz que carecen de la misma.

Como reflexión final, poniendo en práctica este tipo de políticas se pueden enfrentar algunas debilidades intrínsecas de la democracia representativa tradicional y a los nuevos retos derivados de la exigencia de un mayor control del poder y una más clara rendición de cuentas. Estos desafíos se vinculan a las crecientes exigencias de buen gobierno, ética y transparencia en la acción pública local y a las propias estructuras municipales. La utilización de herramientas de Gobierno Abierto, como demuestra la experiencia del día a día, convierte a los municipios que asumen en su vida cotidiana estos valores en instituciones eficaces y favorecedoras del desarrollo económico y social.

Romina Di Landro

Licenciada en Ciencias Políticas. Magíster en Relaciones Internacionales. Especialista en gobierno abierto

Comentá

Comentarios