Protagonistas: Fernando Piragine

*) Por Gustavo Arengo Piragine.

Fernando Pirarine Niveyro asumió en 1958 como gobernador de Corrientes con el programa: infraestructura vial y eléctrica, plan de fomento agrícola, integración regional y desarrollo social

Fernando Piragine Niveyro fue gobernador de Corrientes por la UCRI acompañando en la gestión desarrollista nacional.

Mi abuelo, don Fernando Piragine Niveyro, fue elegido por el pueblo correntino en 1958 como gobernador de Corrientes. Con 44 años y una clara concepción del tiempo y la realidad provincial, inició la desafiante transformación de la provincia en el camino del desarrollo, identificado cabalmente con las ideas de su amigo, el presidente Arturo Frondizi. Su empeño casi obsesivo por electrificar Corrientes le valió el apodo: bichito de luz. También el reconocimiento de sus adversarios. En apenas cuatro años de gobierno, construyó 300 kilómetros de lineas de alta tensión y 30 usinas nuevas en el territorio, y logró que todas las localidades tuvieran acceso a la electricidad. El segundo eje de gobierno fue la infraestructura vial: durante su mandato prácticamente asfaltó toda la provincia.

Piragine Niveyro propuso en su gobierno un programa revolucionario, transformador y progresista que significó un cambio profundo en las estructuras de poder, de la sociedad y de la economía. El objetivo era el avance técnico y cultural de Corrientes. Los ejes de su mandato fueron: infraestructura vial y eléctrica, plan de fomento agrícola, integración regional y desarrollo social.

Infraestructura eléctrica y vial

Hasta su elección como primer mandatario provincial, Corrientes había estado en mano de gobiernos conservadores, que la habían sumergido en el atraso y el estancamiento. La ciudad Capital no contaba con accesos asfaltados y la red vial se reducía a tan solo 41 kilómetros pavimentados. En su mensaje de asunción, prometió públicamente la construcción de 500 metros de asfalto por cada día de gobierno. La cifra parecía imposible en aquella época, pero la cumplió gracias al seguimiento personal de las obras viales. Consiguió pavimentar  gran parte de la provincia: en tan solo cuatro años se hicieron más de mil kilómetros de asfalto y cientos de  kilómetros de ripio en caminos vecinales.

Su visión política lo llevó a romper el aislamiento provincial, que durante mucho tiempo fue un factor que inhibió el desarrollo. Esta política se concretó al suscribir con el gobernador del Chaco, Anselmo Duca, el convenio para la construcción del puente Corrientes-Chaco. En un acto simbólico, ambos gobernantes firmaron en medio del río Paraná el histórico convenio que hermanó aún más a ambas provincias en el intento conjunto de llevar adelante el progreso material y espiritual de sus ciudadanos.

Para potenciar la integración regional, además, construyó el aeropuerto internacional de Camba Punta —que fue inaugurado por el Presidente Arturo Frondizi— e inició las gestiones para la construcción del Puente Internacional Santo Tomé – San Borja.

A fines de 1959, la provincia solo podía mantener seis usinas, de las cuales una sola prestaba servicios normales. Durante el gobierno desarrollista se inició la construcción de nuevas usinas y cinco centrales eléctricas pasaron a formar parte de la Dirección Provincial de Energía. Se formó también el Fondo de Electrificación Rural, que permitió la construcción de más de 300 kilómetros de líneas de alta tensión de 300 voltios para suministrar electricidad desde la ciudad de Corrientes a varias localidades del interior.

Las obras viales y eléctricas permitieron la instalación de industrias en la zona, lo que favoreció el desarrollo autosustentable de la provincia.

En materia agropecuaria, Piragine Niveyro implementó un Plan de Reforma Agrícola para favorecer la explotación de la tierra en forma intensiva y racional: incentivó la agricultura, los cítricos, el arroz, la yerba mate, la ganadería y la explotación forestal.

Desarrollo social

La salud pública fue otra de las preocupaciones de Piragine Niveyro. Durante su gobierno se crearon la primera guardería de niños de la provincia y las bases técnicas y especiales del hospital psiquiátrico San Francisco de Asís. Todo ello dentro de un plan integral que comprendía la reestructuración de los hospitales públicos de la provincia con personal médico capacitado, instalaciones físicas reparadas y recicladas para el digno funcionamiento de sus servicios.

En el plano educacional creó la Inspección general de Enseñanza Secundaria, la Escuela de Odontología y provincializó la Escuela de Enfermería y Obstetricia, que con el tiempo serían absorbidas por la Universidad Nacional del Nordeste. En su mandato se sancionó el estatuto del docente, que elevó en consecuencia el nivel de dignidad y profesionalidad de este sector de la enseñanza, al que se le adjudicó por medio de una adquisición especial la llamada Casa del Docente. Se preocupó para que todos los departamentos tuvieran escuela secundaria: en 1959  solo existían dos escuelas comerciales, una en la Capital y otra en el departamento de Alvear.

La política social y previsional abarcó a todos los sectores sociales. Se reajustaron los haberes de los jubilados, que pasaron a cobrar el 82% móvil.

Su plan de gobierno lo llevó a resolver problemas acuciantes de la ciudad Capital, entre los cuales estaba el caso del arroyo Poncho Verde, que provocaba zonas con problemas ecológicos, adversos al desarrollo urbano y malsanos para la salud pública. Estas cuestiones fueron atacadas inmediatamente a través de su plan integral de obras públicas que inlcuyó el entubamiento del arroyo y sus obras complementarias. Esta obra significó la unión y comunicación de zonas que estaban separadas y las convirtió en un tiempo breve en áreas residenciales y de expansión poblacional.

Piragine Niveyro imprimió a su gobierno un carácter íntimo y emocional. Consideraba a las personas como seres humanos y no como correligionarios o interesados en el poder. Fue considerado por sus contemporáneos, amigos y adversarios políticos como un ciudadano ejemplar y gobernante preocupado por los problemas más acuciantes de la provincia de Corrientes. Su gran obra habla de la ejecutividad de un gobierno desarrollista y de un ejemplo de conductor y estadista.

Don Fernando gobernó desde el 1 de Mayo de 1958 al 30 de Abril de 1962. Posteriormente fue electo diputado nacional. Falleció sorpresivamente el 14 de agosto de 1964, a los 50 años, mientras defendía enérgicamente al ya derrocado presidente Frondizi en plena sesión parlamentaria.

Frondizi, Piragine Neveyro , familia y seguidores.

Gustavo Arengo Piragine

Contador público con Especialización en Tributación. Maestría en Políticas Públicas

Comentá

Comentarios