El presidente de Brasil Jânio Quadros junto a Arturo Frondizi el 21 de abril de 1961 en Uruguayana.
El presidente de Brasil Jânio Quadros junto a Arturo Frondizi el 21 de abril de 1961 en Uruguayana.
Extraería  una  conclusión  apresurada  quien  supusiera  que  propugnamos  la  autarquía,  o  sea, un  aislacionismo  nacional  de  viejo  cuño  y que  somos enemigos de  toda  integración  económica de América latina. Entendemos  que  se abre  amplio  campo  a la  cooperación  entre  nuestras repúblicas   y  que   es  conveniente  y  necesario  concertar  arreglos   que conduzcan  a  la  vigorización y  universalización  del  sistema  de  la  ALALC en  toda  América  latina.  Tampoco  somos contrarios,  en  principio,  a  la ejecución  de  proyectos multinacionales.  Pero  establecemos una  pauta fundamental  e irrenunciable  para  medir  la  practicabilidad  y  utilidad de  los  acuerdos  regionales: favorecemos   todos-  aquellos   acuerdos  regionales   que   contribuyan   a fortalecer  y  acelerar el  desarrollo integral  de  cada  nación  y  nos  oponemos   a  todos  aquellos   que   reemplacen   la  noción   de   la  integración nacional  por  el  de  una  hipotética   integración  global  fundada   en  la división  internacional   del  trabajo.

Para  nosotros,  la  integración  regional  es una  etapa  superior  de  las integraciones  nacionales.  No   queremos  que  la  unidad   de  América latina  sea  la  de  naciones  débiles,   fragmentadas   y  dependientes.  Al revés,  avizoramos  el  porvenir  del  continente  como  la  hermandad  de naciones  fuertes;  plenamente  integradas  y  de  creciente  bienestar para sus  pueblos. Cuando nuestros compatriotas nos confirieron   el honor de gobernar nuestro  país”,  pusimos  en  práctica  una  vigorosa  política   de  coordinación interamericana  para acelerar  el desarrollo  de cada  una  de nuestras naciones.  Con  el  presidente   de  Brasil,   en  Uruguayana  y  con  el  de Chile,  en  Viña  del  Mar,  suscribimos  declaraciones  inspiradas   en  una estrecha  comunidad  de  intereses y-aspiraciones.  En  viajes  que  realizamos durante nuestro  mandato  y aun  antes  de  comenzar  el  período  de gobierno,  encontramos  amplia  coincidencia  con  los jefes  de  estado  de nuestras repúblicas  en  cuanto  a  la  urgencia  de promover  el crecimiento  económico y  la justicia  social  en  América  latina  y de  formar  a  tales efectos  un  frente  común.  En  oportunidad  de  elaborarse  el  tratado  de Montevideo,  que  dio  nacimiento  a  la  ALALC,  nuestro gobierno  colaboró  eficazmente  en  su  concertación. Entendimos  siempre  que,  además  de  la  comunidad  de  intereses de todas  nuestras repúblicas,  las  que  pertenecen  al  Cono  Sur  del  continente  están  especialmente vinculadas  entre  sí. Durante  nuestro  mandato  nos  empeñamos  en  reforzar  los  lazos  que  unen  la  Argentina con Uruguay,  Paraguay,  Bolivia,  Chile,  Perú  y  Brasil.

La  conferencia que sostuvimos  con  el  presidente  Quadros  en  Uruguayana   (1’961)   nos  dio oportunidad  de  concretar  nuestras  ideas  sobre  cooperación  interamericana  para  el desarrollo. Las  cancillerías  de Río  de Janeiro  y de  Bue-nos  Aires  aportaron  a  la  entrevista de  los  presidentes  rin  detallado  y serio  examen  de  las  perspectivas  de  intercambio  entre  ambos  países. Los  hombres  de  Itamaraty  presentaron  su  punto  de  vista  sobre  ese comercio. Fundamentalmente  consistía  en  asegurar  la  adquisición  por el  Brasil  de  granos  argentinos  a  cambio  de  compras de material  ferroviario,  vehículos y maquinaria  brasileños  para  la  Argentina.  Defendimos  el  interés  argentino   que  no   se  satisfacía   con  la   colocación   de cereales  en  el  mercado  brasileño  sino  que  aspiraba  a  exportar   con destino  a  dicho  mercado  los  productos  de  nuestra  industria.  En  ese tiempo,  la  Argentina  ejecutaba  un  plan  de  desarrollo   que  se  traduciría  en  el autoabastecimiento de petróleo,  en  la  instalación  de  grandes plantas  que  llegaron  a  quintuplicar  la  producción  de  automotores y caucho  sintético  y  que  duplicaron  la  producción  de  acero.  La  cooperación  entre  ambas  naciones  debía  apoyarse  en  el hecho  de  que  eran dos  países  en  rápido  proceso  de  integración  e  industrialización   y  que ofrecían  mercados  de  creciente  capacidad  adquisitiva   para  absorber bienes industriales  producidos  en ambos.  La Argentina  no  podía aceptar  su  condición  de  simple  proveedora  de  productos  del  agro.  El primer  magistrado  del  país  hermano  comprendió  nuestras  razones  y  así quedó  convenido  en  los documentos  suscritos.  Fijamos  en  Uruguayana una  posición  que  ha  sido  invariable:  el  intercambio   entre  las  repúblicas  latinoamericanas  debía  propender   a  su  diversificación  y  enriquecimiento   y  rechazar  todo  intento  de  perpetuar  las  desigualdad es entre  ellas.


Fuente: “Frondizi, Arturo. El problema nacional de América Latina y ciertos esquemas de integración regional” (link)


Somos un medio de comunicación independiente y tu apoyo es fundamental para que que este proyecto sea sostenible y siga creciendoHacete socio y construyamos juntos Visión Desarrollista.

x ,

Hacete socio  

x
x

Comentá

Comentarios