Segré: “El mercado mundial va a achicarse y la competencia va a ser más dura”

El COVID-19 va a acelerar los cambios en la economía que se creía que iban a llevar años, afirma el analista internacional Gustavo Segré en una videoconferencia de la Usina Desarrollista

Segré
El analista Gustavo Segré, en al videoconferencia de La Usina Desarrollista

Cuando termine la crisis del coronavirus, el mercado mundial va a ser más chico y la competencia, más dura, según Gustavo Segré. El analista internacional expuso el martes en la charla “Oportunidades Comerciales para Argentina después del COVID-19”, organizada por la Usina Desarrollista. En la conferencia, transmitida a través de la plataforma Zoom, Segré advirtió de que el mercado interno argentino, que ya estaba muy castigado, va a reducirse aún más como consecuencia de la pandemia. Y recomendó a las empresas apostar por la exportación.

Pocas compañías argentinas tienen un perfil exportador. Un 0,5%, precisó el analista. Muchísimo menos que en países como Nueva Zelanda, donde el 80% de las firmas son exportadoras. O que en Europa, donde el porcentaje va desde el 20% al 30%. Esto se debe, explicó Segré, a las características del entramado productivo del país y a la deficiencia de las políticas públicas. Para que un país sea exitoso a la hora de exportar, señaló, tienen que cumplirse cuatro condiciones: que haya un producto competitivo, que exista una empresa capaz de producirlo, que la firma tenga un proyecto exportador y que las políticas públicas apoyen este proyecto. “En Argentina estamos tan mal acostumbrados, que nos conformamos con que el Estado no nos moleste, cuando debería apoyar a las empresas exportadoras”, cuestionó el analista, desde su casa en San Pablo, Brasil. Las retenciones a las exportaciones también fueron blanco de sus críticas. “Argentina es uno de los únicos países que cobran por generar exportaciones”.

La invitación a Gustavo Segré subraya el espíritu pluralista que busca generar la Usina Desarrollista. Segré es un economista con marcado perfil liberal y se reconoce como tal. Y aunque sus posiciones puedan discrepar con muchas de las ideas características del desarrollismo, la Usina se basa en el principio de que un debate amplio y abierto es fundamental para construir los consensos necesarios para un proyecto de desarrollo para Argentina.

Un cambio de paradigma

El COVID-19, considera Segré, generará un cambio en el modelo económico. Pero no cree que evolucione hacia el fin del capitalismo, como consideran algunos intelectuales de izquierda. Al contrario, ve una profundización del sistema en una forma acelerada. Los tiempos se acortarán, subrayó, y las transformaciones que se creía que iban a llevar años, van a producirse en el corto plazo. “Vamos a tener que abrir la cabeza para hacer negocios que antes no existían. Esta videoconferencia es un ejemplo de ello”, destacó, en referencia a la charla por Zoom. “La adaptabilidad es la palabra del nuevo orden”.

En la nueva economía que se abrirá después de la crisis, afirmó Segré, las empresas deberán competir para producir a menor costo, a menor tiempo y con mayor calidad. “Las que no puedan ser mejores que el resto y no logren diferenciarse, no serán competitivas. Y las que no sean competitivas, van a cerrar. Es tu empresa o la competencia, alguna va a cerrar”, advirtió. 

Especialista en Brasil, donde tiene una consultora de empresas desde hace 30 años, parte de la charla giró sobre la comparación entre Argentina y el país vecino. Brasil estaba cerca del equilibrio fiscal, tenía una tasa de interés baja, la inflación controlada y 300.000 millones de dólares de reservas internacionales cuando comenzó la crisis del nuevo coronavirus. Argentina mostraba la imagen invertida: recesión, el desempleo al alza, alta tasas de interés y de inflación y solo 10.000 millones de dólares de reservas. El diagnóstico es, por lo tanto, más favorable para Brasil, tanto para resistir la crisis como para una recuperación económica posterior más rápida. 

Esto tiene, sin embargo, un efecto positivo para Argentina. Brasil es el principal socio comercial y registra un superávit comercial con China, un país que ya superó el momento más crítico de la epidemia y su demanda se está reactivando con fuerza. Si Brasil aprovecha el tirón económico, Argentina podría tener una oportunidad para aumentar las exportaciones.

A pesar del escenario difícil que planteó, Segré dejó un mensaje optimista: “La situación va a ser complicada, pero no es el fin del mundo. Van a generarse oportunidades. Las crisis nos obligan a ser creativos para generar oportunidad”.

La charla “Oportunidades Comerciales para Argentina después del COVID-19” es la primera del ciclo de videoconferencias que organiza la Usina Desarrollista en 2020. El objetivo es generar un espacio amplio de debate sobre el desarrollo de Argentina y los desafíos que plantea a futuro el COVID-19. La Usina es un proyecto impulsado por Visión Desarrollista, el Movimiento de Integración y Desarrollo (MID), la Fundación Frondizi y la Fundación para el Desarrollo Entrerriano (FUNDER).
Volvé a mirar la videoconferencia de Gustavo Segré


Somos un medio de comunicación independiente y tu apoyo es fundamental para que seguir creciendo, mejorar nuestros contenidos y llegar a todos los rincones del país. Con un aporte mensual podés ayudar a que este proyecto sea sostenible en el tiempo. Hacete socio y construyamos juntos VD. Hacete socio

Comentá

Comentarios