Rogelio Frigerio empresario

*) Por Samuel Kait.

Rogelio Frigerio le asignó a la actividad empresaria una gran importancia dentro de su propuesta para el desarrollo nacional.

Sabía de lo que hablaba, porque él mismo desempeñó una intensa actividad desde muy joven como organizador de empresas, tanto comerciales como agropecuarias o industriales, inmobiliarias y hasta mineras.

Esa diversidad se debía a la amplitud de sus inquietudes como emprendedor y a la potencialidad que observaba a lo largo y lo ancho del país para realizar avances y transformaciones productivas.

Puede decirse, entonces, que Frigerio fue en los hechos un desarrollista práctico antes de convertirse en el teórico y dirigente político que trascendió después y donde aprovechó y volcó toda esa experiencia profesional.

samuel

Este tránsito de lo particular a lo general pudo hacerlo porque siempre acompañó su tarea con la reflexión y el debate teóricos.

Ese impulso y esa vocación lo llevaron a participar del primer emprendimiento de la revista Qué y, a dirigirla en su segunda etapa, a partir de 1956, hace nada menos que medio siglo.

Con mucha frecuencia Frigerio se refería a la formación del movimiento empresario, que conocía bien en su historia y su desenvolvimiento, destacando incluso a sus más relevantes protagonistas.

Hizo lo mismo con el movimiento sindical de los trabajadores, puesto que ambas ramas eran vitales en un proyecto nacional de desarrollo como el que propuso y llevó a la práctica durante el gobierno del Dr. Frondizi.

En las luchas gremiales del empresariado tuvo siempre una activa participación en la organización del sector nacional, en el sustento de una línea coherente y constructiva, y en lo que no es menos importante, en la búsqueda y formación de cuadros capaces de aportar conciencia en un sector en el que con facilidad se introducen elementos ideológicos contrarios al interés nacional o teñidos de prejuicios contra el factor social y la suerte de los trabajadores.

Frigerio demostró que es posible construir preservando la rentabilidad empresaria en un contexto expansivo donde también el salario se eleve y el empleo tienda a su plenitud.

Quien habla fue testigo durante cuatro décadas de esa infatigable construcción de alta política. Tanto de las lealtades como de las dolorosas traiciones que también debió soportar y a las cuales sobrellevó con la más amplia generosidad de espíritu. Era sin dudas un grande de ideas y de corazón.


* Palabras pronunciadas en el Homenaje a Rogelio Frigerio que se realizó el jueves 2 de diciembre de 2006 en el salón de actos del Archivo General de la Nación.

El acto fue organizado por la Fundación Frondizi y el Movimiento de Integración y Desarrollo de la Ciudad de Buenos Aires. Entre quienes recordaron la personalidad política de Frondizi estuvieron Hugo Carassai (presidente de la Fundación), el dirigente empresarial Samuel Kait, la economista y ex diputada Mercedes Marcó del Pont, el politólogo y periodista Guillermo Ariza y  Máximo Merchensky.

Comentá

Comentarios