La impresionante transformación estructural hacia el desarrollo que esta realizando desde hace décadas la República Popular China no deja de ser un fenómeno sumamente interesante para analizar y aprender. En particular en este artículo se desarrollaran las estrategias de planificación territorial impulsadas para garantizar a sus más de 1.500 millones de habitantes mejor calidad de vida, reduciendo el impacto de la contaminación, la desigualdad y las limitaciones de infraestructura. Para ese objetivo China ha definido tres ejes de desarrollo en torno a tres grandes regiones: La cuenca del Río Yangtzé (que incluye ciudades como Shanghái, Wuhan, etc.), Beijing y su área de influencia (que abarca a la provincia de Hebei y el municipio de Tianjin) y la denominada Área de la Gran Bahía (ubicada al Sur del país y con epicentro en Shenzhen).

China es un vasto territorio de casi 10 millones de km2 cuyas tres grandes regiones son estratégicamente planificadas para una integración territorial inteligente.

En los últimos años dichas estrategias apuntan a tres objetivos concretos: reducir la marcada desigualdad regional, revertir la significativa contaminación medio-ambiental y favorecer el potencial crecimiento económico. Si bien se considera que las estrategias de desarrollo regional de la Republica Popular no pueden ser directamente aplicables al caso de Argentina y otros países latinoamericanos; se admite que la racionalidad conceptual y estratégica, sí es trasladable. En esa dirección, conocer las estrategias de China, podría servir para extraer enseñanzas, lecciones y fundamentos para la elaboración de una estrategia de desarrollo regional propia. Además no de ser interesante analizar como se lleva adelante un proceso de planificación estratégica del territorio y la población en actualidad contemporánea.

Cinturón Económico del Río Yangtzé
 Vista aérea de Lujiazui en Shanghai, en el este de China
Vista aérea de Lujiazui en Shanghai, en el este de China

El Río Yangtzé es el 3° río más largo del mundo. Nace en la meseta del Tíbet y desemboca en el Noreste del país. Atraviesa a 11 gobiernos locales, abastece al 40% de la población del país y también a la represa de Las Tres Gargantas. Es considero la arteria fluvial más congestionada del mundo. En términos económicos, se estima que el 45% del PBI de China se produce en su área de influencia; la cual incluye centros económicos como Shanghái, Wuhan y Chongqing. No obstante, es uno de los ríos más contaminados del mundo y los frecuentes desastres naturales (acrecentados por el cambio climático), afectan a la población ribereña y causan enormes pérdidas económicas.

Los primeros lineamientos del Cinturón Económico, fueron presentados en el 13° Plan Quinquenal (2016-20). Poco tiempo después, la Comisión Nacional de Reforma y Desarrollo presentó el “Plan de Desarrollo para el Cinturón Económico del Río Yangtzé (2016-2030)”.

En torno al mismos se plantean 4 objetivos principales: a) restauración ecológica: b) coordinación de políticas c) Crear un robusto corredor multimodal y d) Se establece que 3 ciudades tendrán mayores responsabilidades en la ejecución del plan: Shanghái (en la región del delta), Wuhan (en el curso medio) y Chongqing (en el tramo superior).

Plan para la Integración de Beijing, Tianjin y Hebei

Formalmente comenzó en 2014, aunque existen políticas y acciones que se remontan a la década de 1980. Tanto la región como el plan son popularmente conocidos como “Jing-Jin-Ji” (nombre de las tres ciudades) y tiene por objetivo racionalizar y mejorar la calidad de vida de sus habitantes. La región cuenta con una población de 109 millones, es una de las áreas más densamente pobladas del globo y experimentó un vertiginoso crecimiento económico. Abarca a la provincia de Hebei y los municipios[1]de Beijing y Tianjin. Es uno de los mayores motores económicos del país y concentra el 10,8% del PBI; una cifra equivalente a Turquía. No obstante, el rápido crecimiento trajo aparejado diversos problemas, entre ellos se destacan: el aumento del precio de las propiedades, contaminación del aire, congestionamientos y sobrepoblación[2].

Diseño del proyecto Jing-Jin-Ji, la megalópolis inteligente capaz de albergar130 millones de personas

Los objetivos presentes son: a) Reorganización Espacial, especialmente en lo que hace a la industria; b) Se Retirarán de Beijing Actividades No Esenciales; c) Apalancamiento en las Ventajas Comparativas de cada ciudad[3]; d) Desarrollo de Infraestructura de Transporte (FFCC y Autopistas); y d) Cuidado del Medio Ambiente: Se establecerá una red regional de monitoreo, un sistema de alerta temprana.

 Iniciativa del Área de la Gran Bahía de Guangdong-Hong Kong-Macao

Dicha región se ubica al Sur del país y está compuesta por 9 municipios de la Provincia de Guangdong (la más populosa y rica de China) y 2 Regiones Administrativas Especiales (RAE)[4]: Hong Kong y Macao. Es considera la subregión más desarrollada y moderna de China dado que allí comenzó la Reforma Económica.

Vista de la Gran Bahía de Guangdong
Vista de la Gran Bahía de Guangdong

Tal como en otras iniciativas, los primeros enunciados pueden encontrarse en el 13° Plan Quinquenal, cuando se expresó la necesidad de integrar y potenciar a la subregión. En Julio de 2017, el gobierno central, los 9 municipios y las 2 RAE firmaron el convenio de colaboración. Y en Febrero de 2019, se presentó de manera oficial la “Iniciativa de la Bahía” cuya finalización sería en 2035. El documento expresa que el objetivo principal es transformar a la subregión en un área ideal para “vivir, trabajar y viajar” con estándares internacionales[5]. Tanto la prensa china como la internacional coincidieron en simplificar y afirmar que se busca desarrollar un “Silicon Valley chino”.

Se busca promover la integración, cooperación y coordinación. El énfasis en dicho objetivo se explica por el hecho que -a pesar de la cercanía geográfica, étnica, lingüística y cultural- la subregión se encuentra menos integrada que los países de la Unión Europea; b) Un desarrollo regional más coordinado y el establecimiento de un “un clúster de ciudades que tenga una división del trabajo razonable y funciones complementarias”; c) Reforma estructural de la oferta: Básicamente se refiere a escalar posiciones en las cadenas de valor y d) Reforzar la infraestructura de transporte.

Conclusiones y aprendizajes

A diferencia de lo que las autoridades chinas pensaban unos 20 años atrás, las tres estrategias asumen la conveniencia de integrar la variable medio-ambiental a la planificación económica. A un nivel macro, este cambio se refleja en la importancia que la Republica Popular le otorga a las energías renovables o el desarrollo de nuevas fuentes de energía.

No es casualidad que la inversión en infraestructura de transporte, sea una dimensión central y que se presente en las tres estrategias. Modernizar o aumentar el número de infraestructuras de transporte, abarata el costo del flete y favorece el crecimiento económico. También facilita distintas acciones de descentralización y desconcentración; tanto de la población como de la actividad económica.

En las tres estrategias, se asume la conveniencia de adoptar los principios de David Ricardo de las “ventajas comparativas” y una suerte de “división regional del trabajo”, como criterios rectores. Esto exige que las distintas regiones y ciudades, prioricen ciertas actividades económicas en perjuicio de otras. Algunas regiones o ciudades -dado sus ventajas comparativas- tendrán la prioridad para desarrollar sectores de vanguardia (servicios avanzados, R&D, etc.) o actividades que se asocian con la calidad de vida (por ejemplo, el turismo). Otras -también en función de sus ventajas comparativas- deberán impulsar a la industria, la logística y otras actividades más intensivas en mano de obra.

Argentina y muchos países de Latinoamérica, sufren de lo que podría llamarse “macrocefalia geoeconómica”. Es decir, la actividad económica y la población se concentran en una o pocas regiones. En gran medida, porque el resto del país no genera suficientes oportunidades, ni visualiza un futuro mejor. Para revertir dicha macrocefalia se demanda una amplia batería de políticas públicas, muchas de ellas con impacto recién en el mediano o largo plazo. Un primer paso debería ser diseñar estrategias de desarrollo regional. Concretamente, adoptar dicha racionalidad significa que las estrategias de desarrollo regional -ya sea para Argentina o Latinoamérica- debería incorporar como criterios rectores a: la economía verde o desarrollo sustentable, la importancia de la infraestructura de transporte y las ventajas comparativas y la división regional del trabajo.  Dichas estrategias deberían adoptar racionalidad conceptual y estratégica que se aprecia, como hemos visto, en los planes de la República Popular China.

Este articulo es un resumen del paper de trabajo ” Estrategias de Desarrollo Regional de China” de INNOVAES


[1] Se trata de “Municipios Bajo Jurisdicción Central”, tienen un status similar al de las provincias pero están directamente dirigidas por el gobierno central. Son únicamente 4, siendo las 2 restantes Shanghái y Chongqing.

[2] China Daily, “Beijing integrates with Tianjin and Hebei”, https://www.chinadaily.com.cn/china/2014-04/04/content_17407089.htm

[3] Beijing se enfocará en su economía del conocimiento, servicios, economía verde y se acelerará el desarrollo de industrias de alta tecnología. Tianjin desarrollará la fabricación avanzada, las industrias emergentes y el sector servicios. También desarrollará un centro nacional de R&D en fabricación avanzada y una zona de “innovación financiera” (su propio “Wall Street”). Hebei asumirá funciones transferidas desde Beijing, trabajará en la aplicación de los avances tecnológicos diseñados en Beijing y Tianjin y se especializará en centros logísticos y nuevos centros industriales (reconversión industrial).

[4] Las RAE cuentan con mayor autonomía que las provincias y otras jurisdicciones de China. Estás poseen su propia moneda, leyes, sus ciudadanos tienen más libertades civiles que sus pares chinos y pueden participar en algunas organizaciones internacionales. Es un formato que permitió el surgimiento del principio de “un país, dos sistemas”. Las dos únicas RAE son Hong Kong y Macao.

[5]Gobierno de Hong Kong, “Outline Development Plan for the Guangdong-Hong Kong-Macao Greater Bay Area”https://www.bayarea.gov.hk/filemanager/en/share/pdf/Outline_Development_Plan.pdf

planificación territorial planificación territorial planificación territorial planificación territorial planificación territorial


Somos un medio de comunicación independiente y tu apoyo es fundamental para que que este proyecto sea sostenible y siga creciendoHacete socio y construyamos juntos Visión Desarrollista.

x ,

Hacete socio  

x
x

Comentá

Comentarios