Poli: “Como fue planteado, el impuesto a las grandes fortunas conspira contra la inversión”

El Gobierno da señales contrarias a la inversión y la seguridad jurídica, por eso la brecha cambiaria no se reduce a pesar del giro hacia un mayor ordenamiento fiscal, explica el economista

Poli
El economista desarrollista Federico Poli. París, marzo de 2020.

La brecha cambiaria demuestra la desconfianza hacia la política económica del Gobierno, según Federico Poli. El economista desarrollista señaló en una entrevista con iProfesional que la brecha cambiaria y la dolarización de las carteras persiste a pesar del giro en la política económica del Gobierno, que apunta a recortar el gasto, subir la tasa en pesos y dolarizar la deuda. “El acuerdo con el Fondo [Monetario Internacional] va a tener que ver con la posibilidad del Gobierno de mostrar un programa que sea consistente y convergente, y que vaya quitando los controles en el mercado cambiario como consecuencia de la normalización de la economía”, advierte el exdirector de Argentina en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El cambio de política económica es insuficiente, entre otros motivos, por las señales del Gobierno contrarias a la inversión y la seguridad jurídica, según Poli. “Se perciben cambios de reglas de juego repentinos que conspiran contra el proceso inversor. El caso del DNU sobre provisión de Internet que la declara servicio público es un ejemplo de cambio abrupto y poco claro en las reglas del negocio en un sector clave para el desarrollo y la competitividad en un mundo digitalizado”, señala el economista. Otras señales que atentan contra la inversión, explica Poli, fueron el intento fallido de expropiación de Vicentín y el impuesto a las grandes fortunas. “Como fue planteado, de modo ideológico y castigando a las inversiones productivas que están declaradas dentro de los patrimonios personales, conspiran contra la inversión”, cuestiona.

Argentina no está en condiciones de insertarse inteligentemente en el mundo en la situación actual, según el economista: “Con este desorden macro, la falta de inversión y el nivel de pobreza e indigencia, no está para jugar ningún rol internacional”. La economía del país viene cayendo en los últimos 10 años, advierte en la entrevista y señala que es un “aparato que dejó de funcionar” y requiere “cambios de fondo para que venga inversiones”.

La agenda de reformas

Los economistas “lógicos” de una y otra vertiente coinciden en que es necesario “resetear la estructura institucional y de regulaciones”, plantea Poli. La agenda de reformas, según el exdirector del BID, debe abarcar la revisión de la estructura del gasto y los ingresos públicos, la actualización de las leyes laborales, la simplificación de las regulaciones que afectan a las inversiones y el replanteo de las relaciones de Argentina con el mundo.

Uno de los principales problemas de Argentina es que la balanza comercial del país “todavía depende de las lluvias”, advierte Poli. Para el economista, el gran desafío del país es la diversificación de la matriz productiva y una mayor integración regional, empezando la potenciación del Mercosur. “El acuerdo del bloque con la Unión Europea puede ser un dinamizador del sector privado”, destaca Poli.

La apuesta económica de Argentina, según Poli, tiene que ser por las industrias del futuro, como las energías renovables, la salud y la biotecnología, donde tiene un capital científico de renombre que no debería desaprovechar.


Somos un medio de comunicación independiente y tu apoyo es fundamental para que seguir creciendo, mejorar nuestros contenidos y llegar a todos los rincones del país. Con un aporte mensual podés ayudar a que este proyecto sea sostenible en el tiempo. Hacete socio y construyamos juntos VD.  

Hacete socio

Comentá

Comentarios